Isabel II aprueba la solicitud de Johnson de suspender temporalmente al Parlamento británico

El primer ministro había pedido suspender la Cámara de los Comunes durante un mes tras la vuelta de sus vacaciones, aunque niega que sea para imposibilitar cualquier iniciativa legislativa que bloquee un brexit duro.

La reina Isabel II de Inglaterra aprobó la solicitud del primer ministro británico, Boris Johnson, de suspender temporalmente al Parlamento desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre, justo antes de la salida del país de la Unión Europea.

El cuerpo formal de asesores de la monarca, el Consejo Privado, explicó en un comunicado que la suspensión tendría lugar “no antes del lunes 9 de septiembre y no más tarde del jueves 12 de septiembre de 2019, hasta el lunes 14 de octubre de 2019”. Johnson solicitó la suspensión el miércoles (28.08.2019) temprano en lo que los líderes de la oposición interpretan como un intento de obstaculizar los esfuerzos de los legisladores para bloquear un brexit sin acuerdo.

Polémica solicitud

El líder laborista, Jeremy Corbyn, escribió una carta a la reina pidiendo que no admitiera la solicitud de Johnson, a la que tildaba de “inaceptable”, y acusaba al premier británico de “avasallar” a la democracia británica con el fin de “forzar una salida sin acuerdo de la Unión Europea”, prevista para el 31 de octubre. “Cuando el Parlamento se reanude -según su calendario, de manera muy breve la próxima semana-, lo primero que haremos es intentar legislar para impedir lo que está haciendo”, adelantó.

Johnson había dicho que el Parlamento sí que tendría la ocasión de votar sobre los planteamientos de la salida del país del bloque comunitario que su gobierno adopte “los días 21 y 22 de octubre”. El aluvión de críticas demoledoras a sus planes ha tensado más la situación política y un grupo multipartito formado por más de 70 diputados valora ya la posibilidad de recurrir a la Justicia para bloquear la suspensión parlamentaria.

El líder de la Cámara de los Comunes, el tory John Bercow, tildó el gesto de Johnson de “aberración constitucional”, mientras que el líder laborista Jeremy Corbyn ha dicho que supone una “aberración y una amenaza a la democracia”. Incluso una carta abierta de más de veinte obispos alerta sobre el “coste potencial” para los más débiles económicamente de un brexit sin acuerdo.

Alabanzas de Donald Trump

Entre los pocos apoyos que han llegado a Boris Johnson tras su anuncio está el de Donald Trump. El presidente estadounidense alabó su decisión y dijo a través de Twitter que el actual premier es “genial” y que “es exactamente lo que el Reino Unido estaba buscando y demostrará ser un ‘grande’. Amo el Reino Unido”. Y añadió que sería “muy difícil” para los laboristas sacar adelante una moción de censura contra el líder conservador.

 

Fuente: Deutsche Welle