Mapa 3D de la Vía Láctea muestra que no es cómo se creía: está “deformada” y “retorcida”

Es muy complejo descifrar una galaxia en la que tú estás inserto, considerando además que las estrellas brillantes lejanas se parecen a las más tenues que están cerca, pues esto dificulta la sensación de profundidad para los astrónomos.

Pese a ello, tras años de trabajo un equipo de investigadores de la Universidad de Varsovia logró elaborar el mapa 3D más completo de la Vía Láctea hasta la fecha, el que fue publicado por la revista académica Science.

En esta ocasión, los expertos no intentaron trazar todos sus cientos de miles de millones de estrellas, sino que se enfocaron en algo un poco más sutil: las curvas, protuberancias y racimos de la Vía Láctea, consigna el portal de divulgación científica Popular Science.

El gráfico es considerado una de las mejores mediciones hasta la fecha y servirá para aquellos que intentan comprender mejor cómo la galaxia obtuvo su forma actual.

“Esperamos que nuestro artículo sea un muy buen punto de partida para un modelado más sofisticado del pasado de la galaxia”, señala Dorota Skowron, astrónoma de la Universidad de Varsovia, añadiendo que “nuestras estrellas son ​​un excelente banco de pruebas para verificar la confiabilidad de dichos modelos”.

De acuerdo a la cadena británica BBC, el mapa muestra que Vía Láctea está “deformada y retorcida” y no es plana como se creía.

“La curva de la galaxia es tan pronunciada que, si pudiéramos observarla desde un lado, la veríamos claramente”, afirmó Skorwon.

           

via Gfycat

“Nuestros resultados muestran que la Vía Láctea no es plana. Está deformada y torcida lejos del centro galáctico. La deformación puede haber sucedido a través de interacciones pasadas con galaxias satelitales, gas intergaláctico o materia oscura (material invisible presente en el universo)”, indicó Przemek Mroz, miembro del equipo del Experimento de Lente Gravitacional Óptica (OGLE) en el Observatorio Las Campanas (LCO) en el desierto de Atacama, en Chile. Gracias a este último se pudo identificar la mayoría de la estrellas.

“La estructura interna y la historia de la Vía Láctea aún están lejos de ser entendidas, en parte porque es extremadamente difícil medir distancias a las estrellas en las regiones externas de nuestra galaxia”, afirmó Skowrom.

Según explica National Geographic, para poder construir el mapa se midieron los pulsos rítmicos de 2.431 estrellas variables cefeidas.

Estas últimas pueden presentar un brillo miles de veces superior al del Sol, “se iluminan y se apagan de forma rítmica en un periodo que está estrechamente vinculado a su brillo intrínseco”. Esto permitió medir estos pulsos y “desentrañar el brillo de estas estrellas y, a continuación, utilizar el brillo intrínseco para calcular distancias precisas”. De este modo, por años los investigadores siguieron estos pulsos a través del instrumento OGLE y trazaron los puntos que dieron forma al mapa.

Tal como indica BBC, otro mapa 3D publicado en febrero por astrónomos de la Academia de Ciencias de China y la Universidad Macquairie en Australia llegó a un resultado similar. De este modo el nuevo mapa reafirma lo que insinuaba el anterior, es decir, “que la Vía Láctea no obedece a geometrías y que su estructura es más compleja de lo que imaginábamos”.